Ciencia en México


Ciencia en México
      Autores

Por primera vez se observa que un hoyo negro supermasivo se alimenta de gas molecular frío.
Especialistas del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica-UNAM encontraron que los agujeros negros, además alimentarse de gas muy caliente, también lo hacen con gas molecular frío.
     Roberto Galván Madrid, miembro del equipo de investigación, utilizó el radiotelescopio ALMA, ubicado en Chile, para observar un agujero negro supermasivo (300 millones de veces mayor que el Sol), el cual se encuentra en la galaxia central del cúmulo de galaxias Abell 2597.
      “Gracias a ALMA pudimos observar varias nubes en el espectro del gas de esa galaxia, las cuales caen hacia el agujero negro. Ejemplo de esto sería la vista, en una noche con mucha neblina, cuando se mira el espectro de luz que emite un foco, pues se puede observar cómo la neblina pasa; lo mismo sucede con el radiotelescopio, sólo que en él podemos analizar la composición química del gas alrededor del agujero negro”, explica. 
     Al analizar este gas, encontraron que está compuesto de nubes moleculares individuales de gas frío, cuya velocidad es tal que es posible inferir que está cayendo al agujero negro supermasivo. 
     “Este descubrimiento emocionó a la comunidad científica, porque hay modelos teóricos capaces de predecir la presencia de una buena parte del gas del cual se alimentan los agujeros negros supermasivos que —en este caso, ubicado al centro de una galaxia— está frío”.
     Galván Madrid —también especialista en radiotelescopios— comenzó esta investigación durante su estancia posdoctoral en el European Southern Observatory, en Munich, Alemania.

Investigan cómo evitar el desarrollo de cáncer colorrectal.

Investigadores del Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias, del Cinvestav, investigan procesos inflamatorios del epitelio intestinal y cómo contribuyen al desarrollo de cáncer colorrectal.
     Según el doctor Porfirio Nava Domínguez, durante las enfermedades inflamatorias intestinales (colitis y enfermedad de Crohn) se forman úlceras en la mucosa intestinal, porque las células epiteliales mueren más rápido de lo normal y no proliferan como deberían, impidiendo la reparación del orificio formado en  la “úlcera” y, a mayor cantidad de úlceras, más difícil es combatirlas; así, la enfermedad se vuelve crónica”.
     “Tenemos avances importantes en esta investigación, ya que hemos visto que el Interferon gamma (citoquina cuya función es activar las células del sistema inmune) es responsable de la inhibición de la proliferación celular y del incremento en la muerte de las células epiteliales asociadas con el desarrollo del cáncer colorrectal.
     “Tratamos de entender cómo actúa la proteína MTOR, que forma dos complejos: mTORc2 y mTORc1, el primero activa células de proceso de cáncer colorrectal, el segundo inhibe la proliferación celular; por tanto, es responsable de la formación de úlceras en el epitelio intestinal.
     “En el proceso de transición de cáncer, mTORc2 está activo y mTORc1, inactivo; es un juego entre qué complejo se ensambla con la proteína. Las que modulan estos cambios son proteínas chaperonas. En el laboratorio buscamos hiperactivar la proteína chaperona para que, en procesos inflamatorios, se ensamble mTORc2 y en cáncer mTORc1; un proceso muy complejo”.
     El doctor Nava asegura que “al entender y modular este juego, se podrá predecir qué paciente desarrollará cáncer colorrectal y tratarlo con terapias más eficientes”.
     Con esta investigación, el doctor Nava obtuvo el Premio de Investigación en Biomédica Dr. Rubén Lisker.

Fue creada por Edali Yareni Murillo Gómez, diseñadora industrial egresada de la Facultad de Arquitecura-UNAM. Utiliza gas de ozono y es capaz de limpiar y desinfectar ropa en tan sólo 15 minutos. Con este desarrollo, su autora obtuvo el tercer lugar en la Octava Bienal de Diseño, organizada por la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Se trata de un telescopio refractor que tiene un metro de diámetro y permite observar rayos cósmicos de ultraaltas energías. Será construido por la propia UNAM y otras instituciones integrantes de la Olimpiada Científica de la Unión Europea, las cuales, además, cuentan con el apoyo de la Nasa. El telescopio orbitará el planeta Tierra por cien días.

Av. Insurgentes Sur 1582, Col. Crédito Constructor • Del. Benito Juárez C.P.: 03940, México, D.F. Tel: (55) 5322-7700
Comentarios, sugerencias y dudas sobre este sitio de internet y sus sistemas:
Centro de Contacto y Soporte Técnico  

DERECHOS RESERVADOS © 2014
Políticas de Privacidad