Plantas medicinales
nativas de México. 

Tratamiento tradicional
de la obesidad


Plantas medicinales
nativas de México. 

Tratamiento tradicional
de la obesidad
      Autores

La obesidad es una enfermedad caracterizada por presentar un aumento en el número y el tamaño de las células de grasa en el organismo. Es causada por el alto consumo de alimentos ricos en grasa y la falta de ejercicio, entre otras causas. Recientemente, diversos estudios están orientados a buscar si la información contenida en los genes puede provocar que una persona llegue a ser obesa.

La obesidad puede ocasionar diabetes, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. En el mundo, la obesidad se ha duplicado desde 1980 y existen, aproximadamente, 600 millones de personas obesas en la actualidad.1 Esta cifra es alarmante y, probablemente, el número de personas obesas seguirá en aumento en los próximos años. 
     Durante 2014, aproximadamente, 13% de la población adulta en el mundo presentó obesidad y, en ese escenario, México es el segundo país con mayor número de personas obesas.2 Alrededor de 32% de los adultos son obesos y esta cifra ha ido aumentado continuamente desde el año 2000.2 En nuestro país, cerca de 15% de los niños entre cinco y once años son obesos.3 El gobierno mexicano promueve campañas en todo el país para combatir esta problemática. Dentro de estas acciones se incluye una nueva ley para aumentar los impuestos a las bebidas azucaradas y a la comida chatarra, con lo cual se espera que el consumo de comida chatarra disminuya; especialmente, en los niños. Los resultados de estas campañas se podrán analizar en los siguientes años. Sin embargo, en caso de no disminuir los niveles de obesidad en nuestro país, los sistemas de salud pública como IMSS e ISSSTE gastarán grandes sumas de dinero en atender pacientes con diabetes y graves problemas cardíacos, lo cual puede evitar más muertes, incluso a temprana edad. En tal sentido, es necesario concientizar a la población acerca de las graves consecuencias producidas por la obesidad.

Algunas de las opciones orientadas a la pérdida de peso, y que forman parte del tratamiento para combatir la obesidad son: llevar una dieta baja en grasas, tratamiento quirúrgico y tratamiento con medicamentos.
     La disminución en el consumo de alimentos ricos en grasa, en combinación con la práctica de ejercicio, ha demostrado ser útil para evitar la obesidad y mejorar la salud de las personas. Sin embargo, sólo un tercio de las personas con obesidad llevan a cabo estos cambios en su estilo de vida; y, de ellos, casi 90% vuelve a su peso original después de dos o cinco años de haber concluido su dieta.4 
     Otra opción para perder peso es el método quirúrgico conocido como banda gástrica, que resulta muy caro y puede ser riesgoso en algunos casos, pues sólo 1% de los pacientes con obesidad presenta las características necesarias para recibir este tratamiento quirúrgico.4 Finalmente, los tratamientos con medicamentos para perder peso incluyen inductores de la sensación de saciedad, los que alteran el apetito y algunos que disminuyen la absorción de grasa, entre otros. 
     Algunos de estos medicamentos se han obtenido de la naturaleza. Por ejemplo, la tetrahidrolipstatina (nombre comercial orlistat™), que se obtuvo de una bacteria llamada Streptomyces toxytricini. Este medicamento disminuye la absorción de grasa en el intestino y ha estado a la venta desde hace casi una década; sin embargo, muchos medicamentos para perder peso han sido retirados del mercado debido a sus efectos adversos para la salud, pues algunos afectan, ya sea corazón, hígado o riñones. Por esto es necesario buscar nuevos medicamentos que pudieran ayudar a bajar de peso a personas que presentan obesidad, sin afectar su salud. 

Sólo un tercio de las personas con obesidad llevan a cabo cambios en su estilo de vida; de ellos, casi 90%, vuelve a su peso original después de dos a cinco años de haber concluido su dieta.

Las plantas medicinales han sido una fuente importante de principios activos para la obtención de medicamentos que se usan actualmente; de hecho, la demanda de productos para bajar de peso a base de plantas ha aumentado durante la última década; lo cual indica claramente que el estudio de las plantas medicinales para el tratamiento de la obesidad es un tema de interés actual.

Muchos medicamentos para perder peso han sido retirados del mercado, debido a sus efectos adversos para la salud, pues algunos afectan, ya sea corazón, hígado o riñones.

     Muchos de estos productos se consideran seguros debido a su origen natural, pero la verdad es que no se cuenta con un amplio espectro de plantas analizadas y muchas no tienen protocolos que permitan saber si pudiesen ocasionar algún efecto tóxico al ser consumidas por un tiempo prolongado. Lo más serio es que muchos de estos productos son vendidos sin permiso por parte de la Secretaría de Salud, sin información experimental —incluido el sistema de producción, manejo y envasado para su venta—, por lo que nadie puede garantizar que su manejo sea el adecuado.

En un estudio realizado por nuestro grupo de investigación, encontramos que existen más de 100 plantas que son usadas en la medicina tradicional mexicana para el tratamiento de la obesidad; sin embargo, menos de un tercio de ellas ha sido estudiadas en experimentos de laboratorio.
     Entre las más utilizadas —aún no estudiadas experimentalmente— se encuentran diversas especies del nopal, como el xoconostle (Opuntia joconostle), nopal blanco (Opuntia megacantha) y el nopal de la cochinilla (Opuntia cochenillifera), entre otros; y se cree que estas especies pueden ayudar a disminuir de peso, debido a su alto contenido de fibra, lo cual puede provocar que las personas no tengan hambre constantemente y, en tal sentido, esto ayuda a la buena digestión de los alimentos. Otras plantas, como el amaranto (Amaranthus hypochondriacus), la berenjena (Solanum verbascifolium), el estafiate (Ambrosia artemisiifolia) y la guanabana (Annona muricata), entre otras, también son usadas para el tratamiento tradicional de la obesidad, pero no han sido estudiadas científicamente. 

Entre éstas, las que pudieran ser una fuente importante de nuevos medicamentos contra la obesidad se encuentran el chile (Capsicum annum), el aguacate (Persea americana) y la calabaza (Cucurbita pepo). 
     Recientemente, varios investigadores en el mundo han realizado diversos estudios para obtener compuestos que pudieran tener efectos contra la obesidad; sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer en cuanto a esta investigación. Recientemente, nuestro grupo de trabajo está estudiando diversas plantas medicinales para obtener nuevos resultados que puedan dar lugar a tratamientos para la obesidad. Esperemos que los resultados que se obtengan puedan ser usados pronto en seres humanos y para favorecer su salud. 

Ángel Josabad Alonso Castro

Es Doctor en Ciencias Bioquímicas por la UNAM. Actualmente, es Profesor Investigador en el Departamento de Farmacia, de la Universidad de Guanajuato. Ha publicado 44 artículos de investigación en revistas indizadas en el Journal of Citation Reports, sobre el área de farmacología de productos naturales, tres capítulos de libros y ha dirigido siete tesis de licenciatura. Es miembro del SNI (II), desde 2017. Ha impartido diversos cursos a nivel de licenciatura y posgrado.

Av. Insurgentes Sur 1582, Col. Crédito Constructor • Del. Benito Juárez C.P.: 03940, México, D.F. Tel: (55) 5322-7700
Comentarios, sugerencias y dudas sobre este sitio de internet y sus sistemas:
Centro de Contacto y Soporte Técnico  

DERECHOS RESERVADOS © 2014
Políticas de Privacidad